1. INTRODUCCIÓN

Las Tecnologías de la Información y de la Comunicación (TIC) se hallan a día de hoy presentes en prácticamente todos los ámbitos de la vida cotidiana. En particular, la  web o WWW (World Wide Web) gracias a ser un medio de difusión y comunicación abierto, a su flexibilidad y a la sencillez de uso de la tecnología asociada, ha propiciado las condiciones técnicas necesarias para una revolución en la gestión del conocimiento y en el proceso de enseñanza-aprendizaje, es decir, en la formación electrónica o e-learning.

Los sistemas de e-learning pueden ser muy versátiles y dar soporte a una formación a medida que trasciende las limitaciones geográficas y temporales de los esquemas tradicionales de enseñanza-aprendizaje. La posibilidad de desarrollar materiales más interactivos y que se adapten al estilo y ritmo de aprendizaje del alumno pero, que al mismo tiempo, ofrezcan espacios para el trabajo en grupo, las discusiones sincrónicas y asíncronas y el contacto con el docente, han revolucionado, en cierta medida, el concepto de educación a distancia. En un curso de e-learning el alumno no tiene por qué sentirse aislado ni depender tan sólo de sí mismo para avanzar en su proceso de aprendizaje. Las capacidades de comunicación a distancia que nos ofrece la web hacen posible el trabajo en grupo sin necesidad de que el grupo esté físicamente reunido y, a la vez, si es necesario se puede recurrir al uso de chats y otros mecanismos de comunicación sincrónica para establecer conversaciones cuando sea necesario y fortalecer las relaciones interpersonales. Asimismo, el seguimiento del estudiante puede ser más sencillo, en la medida en que el profesor puede ser consciente del trabajo que éste está realizando en la plataforma de e-learning.

Este tipo de entorno de enseñanza-aprendizaje no se consigue tomando una serie de materiales didácticos y poniéndolos en la web. Para que un sistema de e-learning tenga éxito es preciso afrontar una serie de retos tanto pedagógicos como tecnológicos que hagan que el curso final facilite realmente el proceso de aprendizaje. Existen retos pedagógicos, en tanto en cuanto estos sistemas no deben ser meros contenedores de información digital, sino que ésta debe ser transmitida de acuerdo a unos modelos y patrones pedagógicamente definidos para dar satisfacción a las necesidades específicas de los estudiantes. Existen retos tecnológicos, en tanto en cuanto el proceso de enseñanza-aprendizaje se sustenta, total o parcialmente, en aplicaciones software, principalmente desarrolladas con tecnología web, que gestionan los contenidos digitales y ofrecen una serie de servicios para impartir y poder realizar el seguimiento de los cursos on-line.

A la hora de plantear el desarrollo de una experiencia de e-learning surgen, en una primera aproximación, dos aspectos fundamentales a considerar: la disponibilidad de contenidos de calidad con el formato y características requeridas, y la disponibilidad de una plataforma que, además de permitir la distribución de los contenidos entre los participantes de la experiencia educativa, sirva como soporte al desarrollo del propio proceso educativo y ofrezca los necesarios servicios de autenticación, seguridad, comunicación y apoyo al desarrollo de las diferentes actividades de aprendizaje. Con respecto al primer aspecto, un enfoque apropiado es la reutilización de los contenidos u Objetos Digitales Educativos (ODEs), ya que son costosos de producir. El primer paso para favorecer la reutilización de un ODE consistiría en separar el objeto del contexto, para posteriormente adaptar el objeto de forma que satisfaga las necesidades del proceso educativo en construcción, que suele ser realizado por un instructor. Con respecto a la plataforma que da soporte al sistema o Learning Management System (LMS) es necesario examinar las características de la misma y evaluar si los servicios que el LMS ofrece nos permitirán el desarrollo adecuado de las actividades de aprendizaje planificadas. Así, entre otros aspectos, será necesario establecer:

  • qué tipo de roles desempeñarán los participantes de la experiencia,
  • qué tipo de interacciones llevarán a cabo, 
  • cómo se llevará a cabo la evaluación del alumno,
  • qué información sobre su actividad será necesario almacenar.

retroceder avanzar